viernes, 26 de abril de 2013

MUCHOS Y BUENOS CURSOS PERO... ¿DÓNDE NACE EL LIDERAZGO?

Cuando hablamos de liderazgo en las empresas, se nos viene a la memoria un sin número 
de ofertas en cursos de formación, masters, charlas, conferencias, debates o talleres que el mercado ofrece, pero si hay tanta oferta de entrenamientos en Liderazgo, ¿Por qué hay tan pocos líderes?, ¿Qué sucede con los liderazgos?.

Lao Tzu, 2500 años antes de Cristo decía “El peor líder es aquel 
a quien las personas desprecian. Un buen líder es aquel a quien las personas veneran. Un gran líder es quien hace que las personas digan: “Lo hicimos nosotros mismos”.

Los procesos de coaching enfocados al liderazgo tienen la gran misión de generar conciencia y responsabilidad en el líder. Cuándo el líder es consciente de sus fortalezas y debilidades, consciente de su ser interior y consciente de que es él quien genera los resultados, se hace responsable de su vida, de su equipo, de sus tareas, de sus metas y compromisos. El liderazgo comienza por aquello que el líder debe “ser”, los principios y valores que definen su carácter. El liderazgo es en síntesis una cuestión de “como ser”, en lugar de “cómo hacer”. 

El gran abismo entre el verdadero líder y quien no lo es, entonces, es que el líder es consciente y responsable y mediante esa base construye la confianza que hace que otros quieran seguirle. No es cuestión de imposición, es de atracción a mi gestión, tareas, metas y compromisos. Para ello, el líder debe tener una visión, una misión y los valores que lo acompañen. Esto no es un cuadro en su oficina, es vivir en la visión del liderazgo, vivir en la misión del liderazgo, y vivir con valores el liderazgo, sólo así, el líder podrá atraer a otros que quieran seguirle y empaparse de su proyecto. “La mejor manera de hacer es ser” dijo Lao Tzu, y su consejo sigue siendo muy válido en este tiempo. 

Esto no es hablar de los tipos de liderazgo, eso lo pueden encontrar en textos que abundan en el mercado, pero el proceso de “hacerse cargo” de ser consciente y responsable y llevar una vida como líder bajo una visión, misión y valores es lo que hace la diferencia. Esto lo sabía Martin Luther King, Mahatma Gandhi, La Madre Teresa y muchos otros que con su liderazgo han influido en la vida de millones de personas en el mundo. 

Sólo cuándo trabajemos en el líder interior, nacerá el líder exterior. El liderazgo es un proceso, no existen atajos para cualquier lugar que valga la pena ir. El camino a la cima no es rápido ni fácil, se requiere paciencia, introspección, trabajo personal, conocimiento, sueños y porque no decirlo, sabiduría. 

Pero, ¿cuándo es el momento de comenzar el proceso? El momento es ahora, debemos dejar de mirar donde estuvimos y comenzar a mirar donde podemos estar, nosotros podemos y debemos ser líderes conscientes que  nuestras organizaciones necesitan. 

No desperdiciemos el hoy lamentando el ayer en vez de crear un recuerdo para el mañana. Nuestro liderazgo pasado no puede ser cambiado, pero puede cambiar nuestro liderazgo futuro por nuestras acciones hoy.

Facundo Cabral lo decía: “Si la vida es una escuela, los problemas y situaciones de ella son 
lecciones”. Todo lo que hayamos aprendido y vivido en el pasado, son lecciones que si las miramos con ojos de aprendiz, lograremos tomar conciencia y responsabilidad para un verdadero liderazgo consciente. 

Heráclito de Éfeso, filósofo griego cerca del año 480 antes de Cristo, decía: “Piensa sólo en aquellas cosas que están en línea con tus principios y que pueden soportar la luz del día. El contenido de tu carácter es tu elección. Día a día, lo que elijas, lo que pienses y lo que hagas será aquello en lo que te convertirás. Tu Integridad es tu destino, es la luz que guía tu camino”.

¿Estamos dispuestos a ser los lideres conscientes que necesitamos?