sábado, 3 de mayo de 2014

El éxito del fracaso (La Revolución Industrial 2.0)

La hora del esfuerzo, la hora del fracaso, la hora del impulso, la hora de la caída. Intermitencias bipolares que reniegan en la mente de aquellos que en una lucha constante por sobrevivir apelan por un respiro más, un intento más, un día más. El 1º de Mayo no solo está en rojo en los calendarios sino en la memoria de muchos que hoy sufren el vacío de la no realización personal , profesional y la imposibilidad de ser el sustento que le gustaría ser para aquellos que tanto ama.

Hoy solo será un post breve, de “homenaje” y reflexión para cada uno de los que están en la línea de salida pero una línea de salida hacia una nueva oportunidad y no quieren ser más la cara de la moneda que nunca sale, que se oculta torpemente en la mano o en el suelo, que nunca es bingo, que nunca es acierto. 

Porque fracaso se escribe con F de Fuerza,  con R de Renovación, con A de Aprendizaje, con C de Comienzo, con S de Sabiduría y con O de Organización..

Y también un “homenaje” y reflexión para aquellos que sí están donde quieren estar o donde pueden estar, pero están. Valorando la superación constante, el deseo de innovación y la convicción por pertenecer, por hacer y construir de una manera diferente a pesar de todo, por no querer ser uno más y solo estar de paso.


El mundo camina tan rápido que a veces no logramos ver por donde va, la producción disminuye, todo se orienta a un mundo tecnológico donde cada día el rol de los seres humanos en la producción/ acción del  trabajo lamentablemente es cada vez menor. La revolución industrial 2.0 hace grandes cambios en lo bueno pero también tiene un costado gris. Más soluciones, más productividad, más movilidad y cada vez menos mano de obra y por ende menos trabajo, etc. 

Un mundo de consumo cada vez mayor pero sin recursos para hacer uso de esos servicios, un abanico de posibilidades que cada día podrán disfrutar menos personas. 

Llegamos cada vez más lejos y más rápido pero estamos cada día más lejos. Contradicciones de una era que nos lleva a un cambio de escenario radical. 

Por consiguiente, amigo/a lector/as, te encuentres hoy en la situación que te encuentres  la innovación no será una palabra bonita sino que será un valor inconmensurable, una palanca hacia la supervivencia, ser y estar, protagonista o espectador. Hoy el futuro nos cuestiona. ¿Tenemos la valentía de cuestionar nuestro futuro?

Mayo puede ser otoño o primavera, ambos significan procesos o instancias de cambio, y primero es el número que despierta, que nace, que comienza. El éxito del fracaso, tu mejor revolución.-

DIEGO LARREA
Twitter: 
@larreadiego